0

Madre, no te ofendas

Madre, cuando expongo mis creencias en crianza, no te ofendas. No te ofendas si lo haces de otra manera, porque no te estoy juzgando a ti. Sólo estoy exponiendo la mía. La que yo creo. La que me parece mejor.

Madre, cuando digo que mi hijo tiene determinados valores, no te ofendas. No te ofendas si el tuyo es de otra manera, porque no te estoy juzgando a ti. Sólo estoy contando cómo es mi hijo. Porque me gusta hablar, escribir y contar.

Porque cuando cuento, lo hago libremente. Y me expongo. No para que tú me juzgues. No para juzgarte yo. Sólo hago lo que quiero, libremente, igual que tú, que no cuentas nada.

Porque a mí conocer a otras madres me ha enriquecido; me ha hecho cuestionarme todo. Ha permitido que sea la madre que soy. Una madre imperfecta y en continuo aprendizaje. Con una meta clara: criar un niño feliz, seguro y sano.

Nojuzgues-y-no-serás-juzgada

Lo demás…Te lo estás imaginando.

2

A ti, hombre

A ti, hombre, que miras a esa mujer que va por la calle. O a la tuya. O a tu amiga. O a tu hermana.

Sí, esa “demasiado gorda”. O “demasiado flaca”. O “demasiado tetona”. O “demasiado plana”.

La que se arregla demasiado y va de sobrada. La que no se arregla y es descuidada.

La que siempre se maquilla y es muy femenina. La que sólo usa pantalones y es “machorra”.

Porque hagamos lo que hagamos siempre hay un “pero”; un “demasiado”.

ama tu curpo

Porque tú, hombre, no has de guardar tu figura. Si te sale barriga es porque estás feliz y la puedes lucir con orgullo. Porque si te pones “cachas” es que sabes cuidarte. Pero nadie te lo exige. Puedes dejarte el bigote o afeitarlo. No tienes que depilarte antes de una cita. Ni comprarte ropa interior para parecer mas sexy.

A ti, hombre, te digo, que nuestros cuerpos son los templos de la vida, y nuestras entrañas el arma más poderosa sobre la tierra.

A ti, hombre; a ti mujer: mira con cariño y respeto a los cuerpos que dan la vida. Ama ese cuerpo. Admira todo lo que es capaz de soportar.

No lo juzgues.

Eh, tú, mujer. No te juzgues. Ama tu cuerpo. Ámate. Se libre.

 

 

0

Bébécar 2016: Carros para alucinar

El pasado 29 de noviembre tuve el placer de asistir a la presentación de la Nueva Colección de Bébécar 2016, una pasarela increíble de carros y sillas de bebé, con diseños y tejidos alucinantes. Funcionalidad sin renunciar al diseño. Comodidad y elegancia.

La cita fue en Hiperbebé Sevilla, un enorme local, propiedad de Lidia y su marido, y que nació, como este blog y tantos negocios de mamás emprendedoras, junto con su primer embarazo. Sus dificultades para encontrar todo lo necesario para su bebé, les hicieron descubrir un nicho de mercado que, a día de hoy es su forma de vida y que tiene delegaciones en Camas, Huelva, Valencia y La Coruña.

Ropita, carros, sillas de paseo, sillas de automóvil, accesorios, juguetes…por nombrar algunos de los tantos productos que podemos encontrar aunados en esta gran superficie.

1.HIPERBEBE

La premisa de sus fundadores es facilitar a los futuros papás la tarea de buscar todo lo necesario para los primeros años de vida del bebé, teniéndolo todo cómodamente en una misma superficie y no andar mareados dando vueltas de aquí a allá. Primeras marcas garantizan el bienestar, descanso y seguridad de los más pequeños. Calidad y precios competitivos.

Fue un placer coincidir con otras madres blogueras a las que no conocía en persona. Mujeres a las que seguía por la red y a las que por fin “ponía piel”, en un evento ameno y lleno sorpresas, y con un gusto exquisito por el detalle.

Mesa dulce realizada por Hiperbebé

Mesa dulce realizada por Hiperbebé

Mientras el público deambulaba por el local , Natalia, de Bébécar se dispuso a enseñarnos la colección de primera mano, en la que destacan las nuevas combinaciones de tejidos de alta costura, a la última en moda y diseño. Eleganica y sofisticación, tejidos de alta calidad y excelentes acabados.

Así que paso a hablaros de la colección PRIVÉ, sin duda, la muestra más “chic” que he podido ver hasta hoy.

2.PRIVÉ

Tejido Tweed: un tejido centenario, clásico de la moda, al que Bébécar ha añadido unas lentejuelas para añadirle más glamour si cabe…

IMG-20151203-WA0010

Tejido Holographic: Para los más atrevidos. Una mezcla de textura, color y tejido que dan como resultado un acabado elegante y original.

holographic

Tejido bordado inglés: Combinado con ecopiel, logra un aspecto muy actual con el chasis Ip-Op Evolution, y para un estilo más clásico estará disponible en Chasis Stylo  Class..

bordado ingles

DSC_1564

Tejido Jacquard: Un concepto en si mismo es la mezcla de hilos que conforman este tejido, que combina los detalles en ecopiel y lo hacen muy vistoso.

IMG-20151203-WA0007

Tejido  Ecopiel colección Specials:  Con capazo XL y chasis en acabado cromado, resulta espectacular este carro confeccionado con ecopiel acolchada.

5.foto detalle ECOPIEL

Tejido Denim: Para un look casual que nunca pasa de moda. Tejido tejano en variados colores y perfectos acabados.

4.DENIM Y ECOPIEL

Tejido Magic: Con un tratamiento especial anti manchas, permite que los colores claros no sean un problema.

DSC_1569

Sobre este modelo pudimos comprobar de primera mano, como es un tejido que repele los líquidos. En un color casi blanco, y tras derramar vino tinto sobre la cubierta (todos sabemos que una mancha de vino tinto no sale ni con… es muy difícil de quitar), quedó como si nada con sólo pasarle un trapo húmedo. Prácticamente magia.

Aqui podéis ver el video demo:

 

Luego pasamos a ver una demostración del Conjunto Hip-Hop Tech. La verdad es que me pareció una pasada la facilidad para abrir y cerrar el chasis sin necesidad de agacharse, un detalle en el que no solemos fijarnos a la hora de elegir un carro, pero que luego resulta un coñazo puede hacer el dia a día un martirio.

Sistema de suspensión trasera regulable en dos posiciones, ruedas delanteras giratorias o fijas en un sencillo paso, la facilidad de anclaje del capazo…Todo comodidades.

Si nos detenemos en el capazo, tiene un cómodo respaldo interior reclinable en 4 posiciones, que, entre otras utilidades, permite usarlo más tiempo, cuando el bebé necesita ir mirándolo todo y ya no se siente aislado ahí adentro. Tiene además una cómoda funda de algodón que puedes quitar y lavar facilmente.

Y en la base tiene un sistema de ventilación regulable que me pareció genial, sobre todo pensando en el infierno verano sevillano, además de disponer de un dispositivo para convertir el capazo en cunita móvil o estática cuando está fuera del chasis.

DSC_1580

DSC_1581

Con respecto a la silla, tiene la ventaja de estar homologada desde el nacimiento, ya que el bebé puede ir tumbado en 180º. Su amplia hamaca está muy acolchada, lo que proporciona un mayor confort al bebé, y es extraíble y reversible, lo cual nos permite llevar al niño mirando hacia nosotros o hacia delante.

Lo que más me gustó de toda la colección fue la Silla Spot, quizás porque en mi experiencia lo que más he utilizado y sigo utilizando es la sillita de paseo. Está homologada desde el nacimiento, con extra acolchado desmontable, tiene una maravillosa capota extensible que hará que no necesites sombrilla; sus rodamientos permiten la maniobra prácticamente sin esfuerzo, y este es otro detalle en el que no solemos caer hasta que nos vemos en una situación de volvernos locos estrés, con el niño en brazos y empujando un carro que difícilmente podemos manejar con una mano. Su chasis ligero cierra en paraguas, lo que la hace perfecta para transportar sin que ocupe demasiado espacio.

La última versión de esta silla es la Spot +, con las mismas prestaciones que la anterior pero con el manillar cerrado, lo que facilita el manejo con una sola mano.

spot plegado

IMG_6481(1)

Minicunas, minicunas de colecho, cunas, cunas convertibles, armarios, bañeras y complementos se comercializan con la marca TRAMA del Grupo Bébécar. Así que para terminar, Natalia nos condujo a un rincón de ensueño, en el que contemplamos con la boca abierta absortas la cuna convertible Combi Romántica. Y como una imagen vale más que mil palabras, sólo os diré que …

…ésto  9.ROMANTICA

 

se convierte en ésto… 7.COMBI ROMANTICA

Una mañana, sin duda, muy especial, y que no hubiera sido lo mismo sin vosotras: Carmen, de La Gallina Pintadita, Valle, de Sin Miedo al Parto, Cristela, de Mi Platera, Alejandra de La aventura de mi embarazo, Joha , de Mimitos de mamá, Cristina de Adoro ser mamá y María de Mamis al borde de un ataque de nervios.

CYMERA_20151129_202850

Fue un placer abrazaros y compartir esta experiencia con vosotras. Mención especial a José María, de La Parejita de Golpe, que aunque no salga en la foto estuvo muy presente. Nos queda pendiente desvirtualizarnos.

Y gracias a Hiperbebé y a Bébécar por juntarnos, especialmente a Lidia y Natalia.

Lo que la blogosfera ha unido…

0

Cuando AMOR se escribe Loove

Hace aproximadamente un año, se publicó este precioso reportaje en la página portuguesa Loove, dedicado a visibilizar la lactancia materna en lugares emblemáticos de diferentes ciudades del mundo.

Fue una mañana maravillosa, en la que Martín, a pesar de no haber desayunado, quería corretear, y tardó en querer mamar mucho rato. Así que el fotógrafo, Tiago Figueiredo, plasmó la esencia de aquellos instantes; un niño de dos años y medio, que entusiasmado exploraba el terreno.

Cuando las fuerzas le fallaron, subió a su tonga, y empezó a mamar, en uno de los lugares más emblemáticos de nuestra Sevilla, el barrio de Santa Cruz.

Os dejo las fotos para que las disfrutéis:

MG_0249-1350x900MG_0277-600x900MG_0266-1350x900 MG_0338-1350x900MG_0342-1350x900MG_0347-1350x900MG_0234-1350x900MG_0418-1350x900MG_0457-1350x900 MG_0473-1350x900    MG_0515-1350x900pptiagomamar  

Algunas del making off: 

IMG-20131229-WA0004 IMG-20131229-WA0005 IMG-20131229-WA0006 IMG-20131229-WA0007

Y el texto que acompaña las fotos, con mi testimonio:

“Desde muy niña, siempre soñé con ser madre, y amamantar era una de las cosas que más me ilusionaba.
Sin embargo, cuando nació Martín, yo renací con él, porque sentí no ser la misma persona desde aquel instante. Y todo lo que había imaginado era muy diferente a lo que sentía y siento.
La maternidad para mi significa el mayor acto de amor que conozco. Y el dar de mamar a mi hijo me llena de paz interior, me da la calma que se siente al contemplar la belleza. Y es que ante todo lo siento como un acto bello, puro, íntimo, de retro alimentación. Porque mientras yo doy de mamar, recibo amor.
Desde que comenzó nuestra historia, hace casi dos años y medio, millones de miradas y caricias han tenido lugar entre nosotros. Y cada tarde, y cada noche, cuando Martín se queda dormido a mi pecho, me quedo contemplándolo durante mucho tiempo. A veces siento que no quiero dormir para no dejar de mirarlo, porque siento amor infinito, y una belleza incomparable.
Nunca pensé que daría el pecho durante tanto tiempo, pero es algo que ha salido de mi instintivamente, y no lo concibo de otra manera. Pese a críticas, a opiniones de quien piensa que ya es mayor para eso, hay una fuerza interior que me hace comportarme como lo hago, y me hace muy feliz. Y así seguiremos hasta que Martín decida que ya no quiere mamar.
Siento que nuestra relación es muy especial gracias al amamantamiento, porque además de alimentarlo, el contacto directo, lo que brota de mi pecho hacia Martín, lo nutre interiormente, de modo que es un niño alegre y cariñoso con todo el mundo, y nuestra complicidad es grande, porque pasamos muchas horas él sentado sobre mi, abrazándonos, queriéndonos y hablándonos con miradas”

Gracias a Catarina Beato y a Tiago Figueiredo por brindarnos la oportunidad de participar en este maravilloso proyecto, Loove, que os invito a conocer. Cada madre, cada hijo, cada testimonio, merece la pena. Gracias por enseñar al mundo estos pequeños actos revolucionarios.

10

Tengo una Estrella

Me tocaba estar puérpera ahora mismo.

Sí. El año pasado estuve embarazada 13 maravillosas semanas. Ilusión y miedos a partes iguales. Impaciencia por ver lo que con tanto amor se estaba gestando dentro de mí. Por fin, la primera ecografía. Y la peor de las noticias. Mi bebé nadaba sin vida en mi útero. Ninguna señal que me hiciera presagiar el fatal desenlace…Llanto. Desolación. Vacío. Mucho vacío….

Nunca olvidaré el camino a casa, aquella mañana de julio. Mi mundo se derrumbaba. ¿Cómo superarlo?¿Cómo iba a decirle a Martín que el bebé se había ido? El dolor me inundaba, a la par que encajaba con sosiego la noticia. Y tenía que ser fuerte, pues mi otro hijo me esperaba lleno de inocencia y energía.

Nos fuimos al hospital por urgencias, donde me indicaban un legrado para el día siguiente. Pero no, yo no quería eso, y pedí irme a casa. Necesitaba despedir a mi bebé en mi entorno, con calma, sin prisa, y todo el amor y el apoyo de mi familia. Fue duro, no doloroso físicamente, como me advirtieron la matrona y la ginecóloga de guardia intentando quitarme las ganas de hacerlo como yo quería, pero sí muy duro. De repente, a las 13 semanas de embarazo, te enfrentas a todo un proceso de parto…pero sin bebé. Cuando esperando la vida te encuentras con la muerte.

Lloré mucho. Lloramos mucho. Explicamos amorosamente a Martín que su hermano ya no estaba en la barriga de mamá, que se había ido al cielo. Se puso inmensamente triste. Por un momento dudé si decírselo, pero no podía permitir que siguiera hablando y besando mi barriga; se merecía saber la verdad. Le dijimos que podría verlo cada noche en la estrella que más brillase. Y así comenzó la historia de mi estrella, nuestra estrella, Naír.

Que-son-las-estrellas-vampiro-2

Y para nuestro asombro, cada noche miraba al cielo para buscarlo. ¡Mira papá, mira mamá, la estrella!

Un bebé deseado y amado, que se fue demasiado pronto. Un bebé que habría nacido a finales de enero y que me dejó vacía. Y no hay día que no lo piense, lo imagine, lo extrañe y le diga que lo amo. Necesito hacerlo. No quiero borrarlo. No queremos hacerlo. Por eso le pusimos nombre. El nombre de una estrella. Y por eso siempre será mi segundo hijo. Porque aunque sólo disfrute de la presencia de Martín, tuve otro hijo en mis entrañas, y no puedo ni quiero olvidarlo.

Es mi duelo. Es mi historia.

He vivido casos cercanos de abortos, y había algo que me inquietaba muchísimo, y era que desde que sabías que no vivía hasta que te practicasen el legrado tendrías que estar sabiendo a tu hijo muerto.¿Cómo superarlo? Y una vez más mi instinto me hizo actuar inesperadamente, pidiendo irme a casa.Y el proceso se alargó durante 15 días. Me decían que fuese a lo rápido, para acabar pronto con la pesadilla, pero pocas veces me he sentido tan serena y en paz, dando tiempo a mi criatura, y respetando su salida de mi cuerpo, una cosa tan sagrada, que no merecía hacerse a toda prisa. Aún así acabé en el hospital para un aspirado. Lo último que quería, pero lo intenté hasta el final.

Escribí mucho, lloré cada día frente al mar. Sentí rabia. Sentí angustia. Sentí dolor. Sentí a tantas mujeres que como yo han tenido que pasar alguna vez por tan amarga experiencia. Me sentí mal, pues no supe estar a la altura de tanto dolor en la pérdida de mi hermana, ni de mi amiga del alma, ni de tantas y tantas mujeres cercanas que hubieran necesitado mi abrazo. Pero hasta que no te pasa, no puedes saber lo que se siente.

Las matronas y ginecólogas que me atendieron, y de las que tanto se está hablando estos días, me decían que no llorase, que era algo muy normal. Pero no me callaron. Y si me estás leyendo y piensas que es algo muy normal y que no es para tanto, al menos nunca se lo digas a una madre. Nunca. Porque pasará muchas veces, pero a esa mujer le está pasando por primera vez. Incluso si le pasa más de una, no imagino menos dolor.

Lo único que necesitamos en esos momentos y en los posteriores es un “Lo siento”. Es suficiente si no sabes qué decir. También me soltaron el típico “Mujer, eres muy joven, puedes tener más”. ¿Imagináis mi cara de perdonarles la vida? Podré tener más o no, que eso nunca se sabe, pero es que yo quería a este que se ha ido. ¿Es tan difícil de entender?

Llevo medio año esperando que llegase la fecha probable de parto, para cerrar un ciclo. Pensé que llegado ese día me sentiría mejor. Es cierto que el tiempo va curando. Pero aún escuece.

Es mi duelo.

Y después de tanto tiempo sin escribir en el blog, porque no he podido hacerlo ni he tenido ganas, por fin me he decidido a contar mi historia. La historia de Mi estrella, de mi segundo y fugaz embarazo, que como todos, te transforma en otra mujer.

Y precisamente en estos días convulsos de matronas contra doulas, me dan ganas de contar la poca empatía que recibí en los ratos que obligatoriamente tuve que ir al hospital. No dejando entrar al papá (que es la otra parte implicada en un embarazo, y en consecuencia en una pérdida) a las ecografías, a cada consulta. Sola. Porque -argumentaban-, las salas de dilatación están en el mismo pasillo y por dar intimidad a esas madres. Por supuesto, les propuse que cambiasen las formas, porque era inhumano el maltrato al que nos sometían. Insistiéndome una y otra vez en que el proceso que había escogido era una barbaridad y me iba a doler muchísimo. Apostillando en los informes que me volvía a casa “bajo mi responsabilidad”, tildándome de irresponsable y no respetando mi decisión. Instándome a dejar de llorar, banalizando mi sufrimiento…. Y paro de contar, porque poder, puedo seguir.

Tengo que dar las gracias a mi mayor doula, mi marido, que me acompañó en el proceso y me acompaña cada día, respetando mi instinto y mis necesidades; a mis padres que me apoyaron e hicieron que pudiera centrarme en el proceso, encargándose de las tareas de la casa, de la comida, del niño…Gracias a Nohemí, que via whatsapp, con pocas palabras (porque no hacen falta) y mucho cariño me sostuvo; a Elisabeth doula, y a todos los que de una u otra manera me acompañasteis y apoyasteis, con vuestros mensajes, con vuestras visitas, con vuestro respeto, con vuestros oídos.

Y a la gran mayoría, los que ni sabíais que estuve embarazada…Gracias por entender mi silencio e intimidad.

Ahora sí estaba preparada para contarlo.

Y por duro que os resulte oírlo, necesitamos hablar,contarlo, y sanar.

Naír, te llevo en mi corazón.

CYMERA_20150109_104616

1

Hablas y hablas…, mi amor

A punto de cumplir 27 meses, y a pesar de que desde hace tiempo hablas mucho (en tu idioma), estás empezando a pronunciar cada vez más palabras acertadas.

Pides “teta”, llamas por su nombre a tus personajes de dibujos favoritos, a tus primos, titos, abuelos…Incluso te sabes mi nombre y el de papá.

Te he descubierto contando hasta diez… Y cuando te “pillo” haciendo alguna trastada, me dices con fuerza “No, mamá, vete, allí, allí”, para que salga de la habitación y te deje tranquilo hacer lo que sea que estés haciendo: registrar un cajón, pelar las cebollas y los ajos y meter sus cascaritas en bolsas que llevas de un lado a otro de la casa, sacar los libros uno a uno de la estantería…

Como estás toda la mañana en casa mientras mamá trabaja, tienes que investigar, ¿verdad? Y aunque esté cansada de recoger y recoger,¿sabes qué? me encanta verte hacer las cosas con tanto empeño, ver cómo te diviertes imitando la vida real.

Hace unas semanas que te gusta coger los cuentos y que los leamos juntos. A veces haces como que sabes leer y te pones muy gracioso.

Pero lo que más feliz me hace cada día es cuando, al llegar la hora de dormir, dejas de mamar un momento para mirarme y decirme: “Buena note, mamá”, y miras a tu padre y le dices: “Buena note, papá”. Y nos das un gran beso. Eso…eso y tus “Te tero”, me vuelven loca, y me tienen cada día más enamorada.

En la imagen, disfrutando de la puesta de sol en la playa de El Palmar (Cádiz), a primeros de noviembre de 2013.

En la imagen, disfrutando de la puesta de sol en la playa de El Palmar (Cádiz), a primeros de noviembre de 2013.

0

Duermes

Duermes junto a mi. Miro tu cara. Te huelo. Cierro los ojos.

Felicidad.

Respiras tranquilo. Sonríes durmiendo. Buscas mi pecho.

Felicidad.

Duermo contigo. Te abrazo. Te mimo.

Felicidad.

duermes

23 meses unidos extra útero. 23 meses, con sus noches, todas junto a ti. Nunca pensé que sentiría lo que siento, ni que haría lo que hago. Pero no puedo hacerlo de otra manera. Ni quiero.

Este es mi pequeño homenaje al Día Mundial del Sueño Feliz (29-06-13). Entonces no pude publicarlo, pero nunca es tarde para esto#desmontandoaestivill.