0

Cuando AMOR se escribe Loove

Hace aproximadamente un año, se publicó este precioso reportaje en la página portuguesa Loove, dedicado a visibilizar la lactancia materna en lugares emblemáticos de diferentes ciudades del mundo.

Fue una mañana maravillosa, en la que Martín, a pesar de no haber desayunado, quería corretear, y tardó en querer mamar mucho rato. Así que el fotógrafo, Tiago Figueiredo, plasmó la esencia de aquellos instantes; un niño de dos años y medio, que entusiasmado exploraba el terreno.

Cuando las fuerzas le fallaron, subió a su tonga, y empezó a mamar, en uno de los lugares más emblemáticos de nuestra Sevilla, el barrio de Santa Cruz.

Os dejo las fotos para que las disfrutéis:

MG_0249-1350x900MG_0277-600x900MG_0266-1350x900 MG_0338-1350x900MG_0342-1350x900MG_0347-1350x900MG_0234-1350x900MG_0418-1350x900MG_0457-1350x900 MG_0473-1350x900    MG_0515-1350x900pptiagomamar  

Algunas del making off: 

IMG-20131229-WA0004 IMG-20131229-WA0005 IMG-20131229-WA0006 IMG-20131229-WA0007

Y el texto que acompaña las fotos, con mi testimonio:

“Desde muy niña, siempre soñé con ser madre, y amamantar era una de las cosas que más me ilusionaba.
Sin embargo, cuando nació Martín, yo renací con él, porque sentí no ser la misma persona desde aquel instante. Y todo lo que había imaginado era muy diferente a lo que sentía y siento.
La maternidad para mi significa el mayor acto de amor que conozco. Y el dar de mamar a mi hijo me llena de paz interior, me da la calma que se siente al contemplar la belleza. Y es que ante todo lo siento como un acto bello, puro, íntimo, de retro alimentación. Porque mientras yo doy de mamar, recibo amor.
Desde que comenzó nuestra historia, hace casi dos años y medio, millones de miradas y caricias han tenido lugar entre nosotros. Y cada tarde, y cada noche, cuando Martín se queda dormido a mi pecho, me quedo contemplándolo durante mucho tiempo. A veces siento que no quiero dormir para no dejar de mirarlo, porque siento amor infinito, y una belleza incomparable.
Nunca pensé que daría el pecho durante tanto tiempo, pero es algo que ha salido de mi instintivamente, y no lo concibo de otra manera. Pese a críticas, a opiniones de quien piensa que ya es mayor para eso, hay una fuerza interior que me hace comportarme como lo hago, y me hace muy feliz. Y así seguiremos hasta que Martín decida que ya no quiere mamar.
Siento que nuestra relación es muy especial gracias al amamantamiento, porque además de alimentarlo, el contacto directo, lo que brota de mi pecho hacia Martín, lo nutre interiormente, de modo que es un niño alegre y cariñoso con todo el mundo, y nuestra complicidad es grande, porque pasamos muchas horas él sentado sobre mi, abrazándonos, queriéndonos y hablándonos con miradas”

Gracias a Catarina Beato y a Tiago Figueiredo por brindarnos la oportunidad de participar en este maravilloso proyecto, Loove, que os invito a conocer. Cada madre, cada hijo, cada testimonio, merece la pena. Gracias por enseñar al mundo estos pequeños actos revolucionarios.

Anuncios
0

Para Papá

No, no es un tarareo….

Este post te lo quiero dedicar a ti, papá, compañero de mis días, y coautor de nuestro precioso proyecto común, que de tanta felicidad nos llena.

Por tu paciencia, tu gran trabajo, tu cariño y dedicación.

Porque desde el primer momento quisiste acompañarme en este proceso y te sumergiste sin pensarlo en la inmensidad del océano que supone la paternidad consciente. Porque escuchaste conmigo a mi INSTINTO.

Porque madrugabas mucho para dejar las tareas de casa hechas y la comida preparada antes de salir a trabajar para que Martín y yo pudiésemos disfrutar  del puerperio que merecíamos. Porque sabías que llegaría tu momento, pero mientras tanto respetabas nuestro eterno abrazo. Porque nunca te sentiste desplazado ni fuera de juego.

Porque cocinas cada día para nosotros. Porque cuando se duerme en mis brazos por las noches lo echas en nuestra cama. Porque te gusta que durmamos juntos. Porque entiendes que mi cuerpo ha de ser compartido con él.

Porque tuviste tan claro como yo que queríamos ser padres a tiempo completo; porque me ayudas a conciliar; porque prefieres ir a todas partes en familia desde que somos 3. Porque no ves los límites sino las posibilidades.

Porque amorosamente te quedas en casa con Martín después de un duro dia de trabajo para que yo salga con amigas a despejarme.

Porque nuestro hijo te admira, admira tu trabajo, te llama, te besa, te abraza. Te echa de menos cuando no estás…

Porque yo también te admiro.

Por elegirme como compañera de viaje. Por seguir queriéndome..

Por estas y tantas cosas más….

Imagen

¡¡Feliz día, super papá!!

Sigue leyendo

1

Hablas y hablas…, mi amor

A punto de cumplir 27 meses, y a pesar de que desde hace tiempo hablas mucho (en tu idioma), estás empezando a pronunciar cada vez más palabras acertadas.

Pides “teta”, llamas por su nombre a tus personajes de dibujos favoritos, a tus primos, titos, abuelos…Incluso te sabes mi nombre y el de papá.

Te he descubierto contando hasta diez… Y cuando te “pillo” haciendo alguna trastada, me dices con fuerza “No, mamá, vete, allí, allí”, para que salga de la habitación y te deje tranquilo hacer lo que sea que estés haciendo: registrar un cajón, pelar las cebollas y los ajos y meter sus cascaritas en bolsas que llevas de un lado a otro de la casa, sacar los libros uno a uno de la estantería…

Como estás toda la mañana en casa mientras mamá trabaja, tienes que investigar, ¿verdad? Y aunque esté cansada de recoger y recoger,¿sabes qué? me encanta verte hacer las cosas con tanto empeño, ver cómo te diviertes imitando la vida real.

Hace unas semanas que te gusta coger los cuentos y que los leamos juntos. A veces haces como que sabes leer y te pones muy gracioso.

Pero lo que más feliz me hace cada día es cuando, al llegar la hora de dormir, dejas de mamar un momento para mirarme y decirme: “Buena note, mamá”, y miras a tu padre y le dices: “Buena note, papá”. Y nos das un gran beso. Eso…eso y tus “Te tero”, me vuelven loca, y me tienen cada día más enamorada.

En la imagen, disfrutando de la puesta de sol en la playa de El Palmar (Cádiz), a primeros de noviembre de 2013.

En la imagen, disfrutando de la puesta de sol en la playa de El Palmar (Cádiz), a primeros de noviembre de 2013.

0

Estrenando mochila

En casa nos gusta mucho el porteo, algo que descubrimos a los cuatro meses de nacer Martín y que llevamos practicando desde entonces.

Comenzamos con el fular semi elástico, luego vino la bandolera, el tonga….A día de hoy los usamos todos, cada uno tiene su momento, pero es cierto que para distancias más largas, era el momento de hacernos con una mochila.

La elección no ha sido fácil, ya que hay mucha variedad…Pero sin duda, hemos acertado! La African Baby Carrier es una mochila que crece con nuestros bebés, y super adaptable a distintos tamaños de porteadores (yo la llevo al mínimo y voy muy cómoda). Su tejido es muy fresco, cosa que en Sevilla nos viene muy bien de abril a noviembre… Y el modelo que hemos elegido es muy neutro y combinable, tanto para el papá como para mi.

¿Sabías que esta mochila está fabricada en Sudáfrica en condiciones de comercio justo? Eso también nos empujó a decidirnos.

Desde aquí quiero dar las gracias a Rosa Elena, de Cada Mochuelo a su Olivo, presidenta de Red Canguro por la recomendación. (Te abrazo en la distancia)

Ayer fuimos al centro con nuestra nueva mochila. Martín se lo pasó muy bien viendo de primera mano las compras que hizo mamá, me dio muchos besos, y cuando llegó el relevo ¡no quería bajarse!

Luego el papá lo llevó otro tramo, hasta que pidió “teta!” y me lo colgué delante. De vuelta en el bus me di un retoque, que había quedado con mis amigas a tomar algo. Él lo vio de primera mano y se reía muchísimo viéndome poner la máscara de pestañas y pintarme los labios.

Y es que se pueden hacer muchas cosas sin renunciar a estar cerquita, muy cerquita de los que más queremos!

africanbabycarrier1 africanbabycarrier2En las imágenes, Martín y mamá estrenando mochila

0

Dos años de AMOR ( y 9 meses más que te quise sin verte)

Te veo crecer. Pasas de bebé a niño… casi sin darme cuenta…en un suspiro…

Parece que fue ayer cuando te esperaba, deseosa de abrazarte.

Ya no florecen los sentimientos de parto tan intensamente, tan cercanos. Ahora los recuerdo, alegre por el momento vivido, nostálgica, por no poder volver a sentir tanto como aquella noche.

Dos años de vida fuera de mi, y yo, dos años como la mujer que soy ahora, que tú me has hecho ser, que nació contigo.

¡Cuánto me has enseñado en estos dos años! Experto en lactancia, en abrazos, mimos y atenciones. Desmontaste todos mis esquemas y me has hecho navegar por un mar de felicidad, de sensaciones, de olor a piel, a Vida, a Amor…, ayudándome a superar cada obstáculo en nuestro camino.

Hablas conmigo en ese idioma que sólo tu y yo (a veces) entendemos. Pero me lo dices con todo con tus besos. Cuando sujetas mi cabeza fuerte con las dos manos y me acercas a ti para besarme… ¡Qué maravillosa historia de AMOR!

Y a cada instante, vuelves a mi, a mi pecho, a mi piel. Quien no entiende esto, quien piensa que ya no tienes edad, es que no ha vivido este amor libre, puro y sin reservas. Sin horarios, restricciones ni condiciones.

Y así eres tú, Martín, mi pequeño. Amor en estado puro. Alegría. Esperanza. 

Ahora miro por la ventana y te veo jugando con papá a la pelota. Y lloro de alegría. De verte feliz. De verte crecer…

Disfruto cada instante de este tiempo, de este camino hacia TU camino, en el que algún día me soltarás de la mano. Pero nunca del corazón.

dos años

Hoy escucho nuestra canción, la que me vino a la cabeza aquella mañana del 16 de agosto de 2011 cuando te tuve por primera vez en mis brazos: “How wonderful life is now you`re in the world”

0

Duermes

Duermes junto a mi. Miro tu cara. Te huelo. Cierro los ojos.

Felicidad.

Respiras tranquilo. Sonríes durmiendo. Buscas mi pecho.

Felicidad.

Duermo contigo. Te abrazo. Te mimo.

Felicidad.

duermes

23 meses unidos extra útero. 23 meses, con sus noches, todas junto a ti. Nunca pensé que sentiría lo que siento, ni que haría lo que hago. Pero no puedo hacerlo de otra manera. Ni quiero.

Este es mi pequeño homenaje al Día Mundial del Sueño Feliz (29-06-13). Entonces no pude publicarlo, pero nunca es tarde para esto#desmontandoaestivill.

 

0

Ellos hacen lo que ven

Llevo unos días observando a Martín, para tratar de descubrir qué es lo que hace realmente.

Desde que llegó el calor y le quité el típico “Body” abrochado bajo el pañal, a menudo se sube la camiseta para mirarse el ombligo y se toca las “tetitas” y se ríe.

Ahí no queda la cosa; se sube a la cama, coge a su amigo Elmo, y lo mete bajo su camiseta… ¿Qué está haciendo?

Por fin lo descubrí. ¡¡¡Le está dando de mamar!!!

Y es que, ellos repiten lo que ven. Pero es que además, se coloca su camiseta tras el cuello para que no le estorbe.. (Eso nunca lo he hecho, pero ahí va su “toque personal”. Creo que intenta imitar cuando me subo la camiseta, pero le sale eso…). Y el arrullo cerca, para taparlo y que no coja frio…

Y me alegra ver ese gesto  a sus 20 meses, cuando empieza a comprender muchas cosas y a imitarlas, porque denota que ve dar la teta como algo mucho más natural de lo que lo vi yo, que no me recuerdo mamando, que apenas he visto a mujeres con el pecho fuera alimentando a sus hijos.

Vamos por buen camino…Otro mundo se acerca…Está a la vuelta de la esquina…

Os dejo unas imágenes para que las disfrutéis. Dar de mamar, abrazar, mimar…AMAR!!!

mamando Elmo mamando Elmo 2 mamando Elmo 3