0

Madre, no te ofendas

Madre, cuando expongo mis creencias en crianza, no te ofendas. No te ofendas si lo haces de otra manera, porque no te estoy juzgando a ti. Sólo estoy exponiendo la mía. La que yo creo. La que me parece mejor.

Madre, cuando digo que mi hijo tiene determinados valores, no te ofendas. No te ofendas si el tuyo es de otra manera, porque no te estoy juzgando a ti. Sólo estoy contando cómo es mi hijo. Porque me gusta hablar, escribir y contar.

Porque cuando cuento, lo hago libremente. Y me expongo. No para que tú me juzgues. No para juzgarte yo. Sólo hago lo que quiero, libremente, igual que tú, que no cuentas nada.

Porque a mí conocer a otras madres me ha enriquecido; me ha hecho cuestionarme todo. Ha permitido que sea la madre que soy. Una madre imperfecta y en continuo aprendizaje. Con una meta clara: criar un niño feliz, seguro y sano.

Nojuzgues-y-no-serás-juzgada

Lo demás…Te lo estás imaginando.

2

A ti, hombre

A ti, hombre, que miras a esa mujer que va por la calle. O a la tuya. O a tu amiga. O a tu hermana.

Sí, esa “demasiado gorda”. O “demasiado flaca”. O “demasiado tetona”. O “demasiado plana”.

La que se arregla demasiado y va de sobrada. La que no se arregla y es descuidada.

La que siempre se maquilla y es muy femenina. La que sólo usa pantalones y es “machorra”.

Porque hagamos lo que hagamos siempre hay un “pero”; un “demasiado”.

ama tu curpo

Porque tú, hombre, no has de guardar tu figura. Si te sale barriga es porque estás feliz y la puedes lucir con orgullo. Porque si te pones “cachas” es que sabes cuidarte. Pero nadie te lo exige. Puedes dejarte el bigote o afeitarlo. No tienes que depilarte antes de una cita. Ni comprarte ropa interior para parecer mas sexy.

A ti, hombre, te digo, que nuestros cuerpos son los templos de la vida, y nuestras entrañas el arma más poderosa sobre la tierra.

A ti, hombre; a ti mujer: mira con cariño y respeto a los cuerpos que dan la vida. Ama ese cuerpo. Admira todo lo que es capaz de soportar.

No lo juzgues.

Eh, tú, mujer. No te juzgues. Ama tu cuerpo. Ámate. Se libre.

 

 

0

Bébécar 2016: Carros para alucinar

El pasado 29 de noviembre tuve el placer de asistir a la presentación de la Nueva Colección de Bébécar 2016, una pasarela increíble de carros y sillas de bebé, con diseños y tejidos alucinantes. Funcionalidad sin renunciar al diseño. Comodidad y elegancia.

La cita fue en Hiperbebé Sevilla, un enorme local, propiedad de Lidia y su marido, y que nació, como este blog y tantos negocios de mamás emprendedoras, junto con su primer embarazo. Sus dificultades para encontrar todo lo necesario para su bebé, les hicieron descubrir un nicho de mercado que, a día de hoy es su forma de vida y que tiene delegaciones en Camas, Huelva, Valencia y La Coruña.

Ropita, carros, sillas de paseo, sillas de automóvil, accesorios, juguetes…por nombrar algunos de los tantos productos que podemos encontrar aunados en esta gran superficie.

1.HIPERBEBE

La premisa de sus fundadores es facilitar a los futuros papás la tarea de buscar todo lo necesario para los primeros años de vida del bebé, teniéndolo todo cómodamente en una misma superficie y no andar mareados dando vueltas de aquí a allá. Primeras marcas garantizan el bienestar, descanso y seguridad de los más pequeños. Calidad y precios competitivos.

Fue un placer coincidir con otras madres blogueras a las que no conocía en persona. Mujeres a las que seguía por la red y a las que por fin “ponía piel”, en un evento ameno y lleno sorpresas, y con un gusto exquisito por el detalle.

Mesa dulce realizada por Hiperbebé

Mesa dulce realizada por Hiperbebé

Mientras el público deambulaba por el local , Natalia, de Bébécar se dispuso a enseñarnos la colección de primera mano, en la que destacan las nuevas combinaciones de tejidos de alta costura, a la última en moda y diseño. Eleganica y sofisticación, tejidos de alta calidad y excelentes acabados.

Así que paso a hablaros de la colección PRIVÉ, sin duda, la muestra más “chic” que he podido ver hasta hoy.

2.PRIVÉ

Tejido Tweed: un tejido centenario, clásico de la moda, al que Bébécar ha añadido unas lentejuelas para añadirle más glamour si cabe…

IMG-20151203-WA0010

Tejido Holographic: Para los más atrevidos. Una mezcla de textura, color y tejido que dan como resultado un acabado elegante y original.

holographic

Tejido bordado inglés: Combinado con ecopiel, logra un aspecto muy actual con el chasis Ip-Op Evolution, y para un estilo más clásico estará disponible en Chasis Stylo  Class..

bordado ingles

DSC_1564

Tejido Jacquard: Un concepto en si mismo es la mezcla de hilos que conforman este tejido, que combina los detalles en ecopiel y lo hacen muy vistoso.

IMG-20151203-WA0007

Tejido  Ecopiel colección Specials:  Con capazo XL y chasis en acabado cromado, resulta espectacular este carro confeccionado con ecopiel acolchada.

5.foto detalle ECOPIEL

Tejido Denim: Para un look casual que nunca pasa de moda. Tejido tejano en variados colores y perfectos acabados.

4.DENIM Y ECOPIEL

Tejido Magic: Con un tratamiento especial anti manchas, permite que los colores claros no sean un problema.

DSC_1569

Sobre este modelo pudimos comprobar de primera mano, como es un tejido que repele los líquidos. En un color casi blanco, y tras derramar vino tinto sobre la cubierta (todos sabemos que una mancha de vino tinto no sale ni con… es muy difícil de quitar), quedó como si nada con sólo pasarle un trapo húmedo. Prácticamente magia.

Aqui podéis ver el video demo:

 

Luego pasamos a ver una demostración del Conjunto Hip-Hop Tech. La verdad es que me pareció una pasada la facilidad para abrir y cerrar el chasis sin necesidad de agacharse, un detalle en el que no solemos fijarnos a la hora de elegir un carro, pero que luego resulta un coñazo puede hacer el dia a día un martirio.

Sistema de suspensión trasera regulable en dos posiciones, ruedas delanteras giratorias o fijas en un sencillo paso, la facilidad de anclaje del capazo…Todo comodidades.

Si nos detenemos en el capazo, tiene un cómodo respaldo interior reclinable en 4 posiciones, que, entre otras utilidades, permite usarlo más tiempo, cuando el bebé necesita ir mirándolo todo y ya no se siente aislado ahí adentro. Tiene además una cómoda funda de algodón que puedes quitar y lavar facilmente.

Y en la base tiene un sistema de ventilación regulable que me pareció genial, sobre todo pensando en el infierno verano sevillano, además de disponer de un dispositivo para convertir el capazo en cunita móvil o estática cuando está fuera del chasis.

DSC_1580

DSC_1581

Con respecto a la silla, tiene la ventaja de estar homologada desde el nacimiento, ya que el bebé puede ir tumbado en 180º. Su amplia hamaca está muy acolchada, lo que proporciona un mayor confort al bebé, y es extraíble y reversible, lo cual nos permite llevar al niño mirando hacia nosotros o hacia delante.

Lo que más me gustó de toda la colección fue la Silla Spot, quizás porque en mi experiencia lo que más he utilizado y sigo utilizando es la sillita de paseo. Está homologada desde el nacimiento, con extra acolchado desmontable, tiene una maravillosa capota extensible que hará que no necesites sombrilla; sus rodamientos permiten la maniobra prácticamente sin esfuerzo, y este es otro detalle en el que no solemos caer hasta que nos vemos en una situación de volvernos locos estrés, con el niño en brazos y empujando un carro que difícilmente podemos manejar con una mano. Su chasis ligero cierra en paraguas, lo que la hace perfecta para transportar sin que ocupe demasiado espacio.

La última versión de esta silla es la Spot +, con las mismas prestaciones que la anterior pero con el manillar cerrado, lo que facilita el manejo con una sola mano.

spot plegado

IMG_6481(1)

Minicunas, minicunas de colecho, cunas, cunas convertibles, armarios, bañeras y complementos se comercializan con la marca TRAMA del Grupo Bébécar. Así que para terminar, Natalia nos condujo a un rincón de ensueño, en el que contemplamos con la boca abierta absortas la cuna convertible Combi Romántica. Y como una imagen vale más que mil palabras, sólo os diré que …

…ésto  9.ROMANTICA

 

se convierte en ésto… 7.COMBI ROMANTICA

Una mañana, sin duda, muy especial, y que no hubiera sido lo mismo sin vosotras: Carmen, de La Gallina Pintadita, Valle, de Sin Miedo al Parto, Cristela, de Mi Platera, Alejandra de La aventura de mi embarazo, Joha , de Mimitos de mamá, Cristina de Adoro ser mamá y María de Mamis al borde de un ataque de nervios.

CYMERA_20151129_202850

Fue un placer abrazaros y compartir esta experiencia con vosotras. Mención especial a José María, de La Parejita de Golpe, que aunque no salga en la foto estuvo muy presente. Nos queda pendiente desvirtualizarnos.

Y gracias a Hiperbebé y a Bébécar por juntarnos, especialmente a Lidia y Natalia.

Lo que la blogosfera ha unido…

1

“MI NIÑO DEL AGUA”

A sólo cinco días de la triste noticia de que ya no estás con nosotros, intento recomponer los trozos en que se ha deshecho mi alma. Cuando soñando con la VIDA te encuentras con la muerte, hay muchas cosas, muchas, casi todas, que quedan descolocadas, desencajadas, deshechas.

Tratando de encajar la realidad: no ha sido un mal sueño, y he de caminar hacia adelante, sin haber sentido nunca tu piel, tu olor, tu llanto, tu risa… Sin ver tus ojos. Te has ido demasiado pronto…

Siento mis entrañas vacías, echándote de menos cada segundo, echando de menos tu vida, esa que engendramos con tanto amor.

Necesito tiempo para asimilar tu pérdida, mi cuerpo necesita recuperarse de este vacío, y mi alma y mi mente de este golpe duro del destino.

Estuviste demasiado poco, pero te quiero tanto…

Despidiéndome de ti, sintiendo que mi cuerpo es tu casa hasta el final. Respetando ese final con fuerza y mucho amor, me armo de valor cada día para dar a tu hermano lo mejor de mí, lo que te hubiera dado a ti cada segundo de tu vida; le doy todos los abrazos que jamás podré darte.

Eres mi niño y te quiero. Aunque ahora no estés en mí, aunque ahora estés en el aire, en el mar, en el cielo, en la estrella que más brilla. Y le digo al viento que me acaricie, al mar que me inunde, al cielo que me cobije y a las estrellas que me iluminen, para sentirte más cerca.

21 de julio de 2014

Puesta_de_sol_1

Hace un año, el 16 de julio, cuando iba a mi primera ecografía, oí las palabras que una madre jamás quiere oir: ” Está parado”,”No hay latido”. Ese día sentí el dolor más grande que jamás había sentido, y comencé mi duelo.

Hoy, un año después, no puedo evitar recordar tanto dolor.

No creo en las casualidades, y hoy, precisamente hoy, me he despertado con la noticia de un feliz nacimiento que esperaba con cariño. Podría haber nacido ayer, o mañana, pero lo hizo hoy. Y eso me recuerda una vez más, que vida y muerte van de la mano.

Ha pasado un año; un año en el que he mirado al cielo cada día, en el que he añorado mi embarazo, he llorado mi “no parto”, mi puerperio, y sobre todo a mi bebé. Un año difícil, sanando, pero con heridas abiertas.

Hoy hace un año que perdí la inocencia; que siento miedo, y que añoro una parte de mí que se fue para siempre.

10

Tengo una Estrella

Me tocaba estar puérpera ahora mismo.

Sí. El año pasado estuve embarazada 13 maravillosas semanas. Ilusión y miedos a partes iguales. Impaciencia por ver lo que con tanto amor se estaba gestando dentro de mí. Por fin, la primera ecografía. Y la peor de las noticias. Mi bebé nadaba sin vida en mi útero. Ninguna señal que me hiciera presagiar el fatal desenlace…Llanto. Desolación. Vacío. Mucho vacío….

Nunca olvidaré el camino a casa, aquella mañana de julio. Mi mundo se derrumbaba. ¿Cómo superarlo?¿Cómo iba a decirle a Martín que el bebé se había ido? El dolor me inundaba, a la par que encajaba con sosiego la noticia. Y tenía que ser fuerte, pues mi otro hijo me esperaba lleno de inocencia y energía.

Nos fuimos al hospital por urgencias, donde me indicaban un legrado para el día siguiente. Pero no, yo no quería eso, y pedí irme a casa. Necesitaba despedir a mi bebé en mi entorno, con calma, sin prisa, y todo el amor y el apoyo de mi familia. Fue duro, no doloroso físicamente, como me advirtieron la matrona y la ginecóloga de guardia intentando quitarme las ganas de hacerlo como yo quería, pero sí muy duro. De repente, a las 13 semanas de embarazo, te enfrentas a todo un proceso de parto…pero sin bebé. Cuando esperando la vida te encuentras con la muerte.

Lloré mucho. Lloramos mucho. Explicamos amorosamente a Martín que su hermano ya no estaba en la barriga de mamá, que se había ido al cielo. Se puso inmensamente triste. Por un momento dudé si decírselo, pero no podía permitir que siguiera hablando y besando mi barriga; se merecía saber la verdad. Le dijimos que podría verlo cada noche en la estrella que más brillase. Y así comenzó la historia de mi estrella, nuestra estrella, Naír.

Que-son-las-estrellas-vampiro-2

Y para nuestro asombro, cada noche miraba al cielo para buscarlo. ¡Mira papá, mira mamá, la estrella!

Un bebé deseado y amado, que se fue demasiado pronto. Un bebé que habría nacido a finales de enero y que me dejó vacía. Y no hay día que no lo piense, lo imagine, lo extrañe y le diga que lo amo. Necesito hacerlo. No quiero borrarlo. No queremos hacerlo. Por eso le pusimos nombre. El nombre de una estrella. Y por eso siempre será mi segundo hijo. Porque aunque sólo disfrute de la presencia de Martín, tuve otro hijo en mis entrañas, y no puedo ni quiero olvidarlo.

Es mi duelo. Es mi historia.

He vivido casos cercanos de abortos, y había algo que me inquietaba muchísimo, y era que desde que sabías que no vivía hasta que te practicasen el legrado tendrías que estar sabiendo a tu hijo muerto.¿Cómo superarlo? Y una vez más mi instinto me hizo actuar inesperadamente, pidiendo irme a casa.Y el proceso se alargó durante 15 días. Me decían que fuese a lo rápido, para acabar pronto con la pesadilla, pero pocas veces me he sentido tan serena y en paz, dando tiempo a mi criatura, y respetando su salida de mi cuerpo, una cosa tan sagrada, que no merecía hacerse a toda prisa. Aún así acabé en el hospital para un aspirado. Lo último que quería, pero lo intenté hasta el final.

Escribí mucho, lloré cada día frente al mar. Sentí rabia. Sentí angustia. Sentí dolor. Sentí a tantas mujeres que como yo han tenido que pasar alguna vez por tan amarga experiencia. Me sentí mal, pues no supe estar a la altura de tanto dolor en la pérdida de mi hermana, ni de mi amiga del alma, ni de tantas y tantas mujeres cercanas que hubieran necesitado mi abrazo. Pero hasta que no te pasa, no puedes saber lo que se siente.

Las matronas y ginecólogas que me atendieron, y de las que tanto se está hablando estos días, me decían que no llorase, que era algo muy normal. Pero no me callaron. Y si me estás leyendo y piensas que es algo muy normal y que no es para tanto, al menos nunca se lo digas a una madre. Nunca. Porque pasará muchas veces, pero a esa mujer le está pasando por primera vez. Incluso si le pasa más de una, no imagino menos dolor.

Lo único que necesitamos en esos momentos y en los posteriores es un “Lo siento”. Es suficiente si no sabes qué decir. También me soltaron el típico “Mujer, eres muy joven, puedes tener más”. ¿Imagináis mi cara de perdonarles la vida? Podré tener más o no, que eso nunca se sabe, pero es que yo quería a este que se ha ido. ¿Es tan difícil de entender?

Llevo medio año esperando que llegase la fecha probable de parto, para cerrar un ciclo. Pensé que llegado ese día me sentiría mejor. Es cierto que el tiempo va curando. Pero aún escuece.

Es mi duelo.

Y después de tanto tiempo sin escribir en el blog, porque no he podido hacerlo ni he tenido ganas, por fin me he decidido a contar mi historia. La historia de Mi estrella, de mi segundo y fugaz embarazo, que como todos, te transforma en otra mujer.

Y precisamente en estos días convulsos de matronas contra doulas, me dan ganas de contar la poca empatía que recibí en los ratos que obligatoriamente tuve que ir al hospital. No dejando entrar al papá (que es la otra parte implicada en un embarazo, y en consecuencia en una pérdida) a las ecografías, a cada consulta. Sola. Porque -argumentaban-, las salas de dilatación están en el mismo pasillo y por dar intimidad a esas madres. Por supuesto, les propuse que cambiasen las formas, porque era inhumano el maltrato al que nos sometían. Insistiéndome una y otra vez en que el proceso que había escogido era una barbaridad y me iba a doler muchísimo. Apostillando en los informes que me volvía a casa “bajo mi responsabilidad”, tildándome de irresponsable y no respetando mi decisión. Instándome a dejar de llorar, banalizando mi sufrimiento…. Y paro de contar, porque poder, puedo seguir.

Tengo que dar las gracias a mi mayor doula, mi marido, que me acompañó en el proceso y me acompaña cada día, respetando mi instinto y mis necesidades; a mis padres que me apoyaron e hicieron que pudiera centrarme en el proceso, encargándose de las tareas de la casa, de la comida, del niño…Gracias a Nohemí, que via whatsapp, con pocas palabras (porque no hacen falta) y mucho cariño me sostuvo; a Elisabeth doula, y a todos los que de una u otra manera me acompañasteis y apoyasteis, con vuestros mensajes, con vuestras visitas, con vuestro respeto, con vuestros oídos.

Y a la gran mayoría, los que ni sabíais que estuve embarazada…Gracias por entender mi silencio e intimidad.

Ahora sí estaba preparada para contarlo.

Y por duro que os resulte oírlo, necesitamos hablar,contarlo, y sanar.

Naír, te llevo en mi corazón.

CYMERA_20150109_104616

1

¿HACIA DÓNDE VAMOS? Partos y cesáreas programadas…

Tengo necesidad de escribir sobre este tema que me afecta mucho, un tema que se debate largamente, pero del que me temo que muchos no son conscientes aún…

A raíz del nacimiento del hijo de Shakira mediante cesárea programada, he tenido ocasión de leer artículos de todo tipo, pero éste se ha llevado la palma… :

“El proceso de la cesárea

Este método de alumbramiento se da a través de la intervención médica y disposición de tecnología, que permiten un siguimiento minucioso del embarazo, lo que hace posible programar casi con exactitud el momento del parto, y los equipos médicos pueden escoger el lugar y horario de las intervenciones.

La cesárea o parto programado en la mayoría de los casos reduce el dolor de la madre y los imprevistos que surgen con el bebé al momento de nacer, es por eso que su uso se ha generalizado.”

Visto aqui

¿De verdad piensan que podemos leer eso y tragárnoslo sin rechistar? Para empezar, el parto es un proceso fisiológico natural, que se desencadena de manera impredecible, y ni la cesárea ni el parto programado deberían ser alternativas al  parto natural (y me refiero al verdadero parto natural, no al que se mal llama natural porque simplemente ha sido vaginal, pero ha sido intervenido)

Si para cualquier cosa que hacemos en nuestra vida, como comprarnos un coche, o un ejemplo más personal e importante, casarnos, nos informamos, nos movemos, buscamos como locos la mejor opción para el gran dia…¿cómo para lo más sagrado e importante que es la llegada de una nueva vida nos dejamos hacer, o nos dejamos llevar por las modas, las conveniencias de otros, las nuestras propias…? ¿De verdad, no es algo tan importante el nacimiento de un hijo para que se paralice todo para recibirlo? ¿De verdad es necesario programar un parto para saber exactamente cuándo va a nacer y no nos pille por sorpresa?

Pero además de querer jugar a ser Dios programando un nacimiento…, además…se programa ¡una cesárea*!

No se si está programada por indicación médica o simplemente como alternativa rápida y que evite pasar por el proceso de parto. En este caso…¿Se puede comparar la secuela física y emocional entre un parto natural y una cesárea? Conozco a muchas madres que no pudieron parir, y su vivencia de parto y puerperio, por desgracia, difiere mucho de la de un parto natural…

¿De verdad cree que por mucho cirujano plástico que le cosa la cicatriz va a quedar mejor que sin ella? ¿Sabe Shakira que a la media hora de un parto natural puedes caminar libremente y atender a tu hijo pero con cesárea estará dolorida muchos días, y tardará mucho tiempo en poder fortalecer el abdomen?

La pena es que esta mujer es un ejemplo a seguir por muchas mujeres que la admiran. Y la gran pena es que la mayoría de mujeres no están suficientemente informadas y “se dejan hacer”.

De ahí la importancia de estar Empoderada, de poder decidir por tí misma, y de saber que aunque un médico te aconseje adelantar dos semanas el parto porque has tenido diabétes gestacional y el bebé va a ser muy grande, el parto se desencadena cuando los pulmones de tu hijo están preparados para respirar, y que la naturaleza es sabia. Por supuesto que tiene fallos, pero menos que esos señores de bata blanca que juegan a no sé qué, asustando a las mujeres, y éstas pobres, débiles e incapaces de tomar sus propias decisiones, aceptan.

Aceptan tener un parto programado,  y después de un sufrimiento brutal, porque las contracciones naturales no tienen nada que ver con las que se sufren con la oxitocina sintética, resulta que su bebé ni llega a los 3 kilos ni respira por si mismo, y lo llevan a una incubadora para darle calor, y no lo ponen encima de su madre, para practicar el piel con piel que recomienda la OMS y que está demostrado que salva vidas, y daños irreparables que se producen en los cerebros de nuestros hijos con la separación de la madre.

Esto último es el resumen de un relato de parto de una amiga que me contaron ayer. y desde entonces estoy sufriendo.Y desgraciadamente oigo muchos asi…

No nos dejemos engañar, mujeres. Eso no es así. La vida se recibe de otra manera. Y si fuésemos conscientes de ello, ninguna gritaría pidiendo una epidural, sino que todas gritaríamos nuestro dolor y bailaríamos nuestras contracciones como una danza tribal, la Danza de la Vida.

(*Resalto que no estoy en contra de las cesáreas como medio de salvar vidas, sino de las gratuitas, de las inne-cesáreas)

Si has leído este artículo y te gustaría informarte más, acude a El Parto es Nuestro.

Aquí:  ¿Por qué no programar una cesárea?

Sitios relacionados: http://www.inne-cesarea.org/

2

SER MADRE

Hoy quiero escribir sobre una reflexión que a menudo ronda mi cabeza: Lo que implica ser madre.

Ciertamente, cuando soñaba con ser mamá, desde muy niña, lo hacía de forma idílica, irresponsable e inconsciente. Un poco más adelante pensaba que ser mamá era una responsabilidad muy grande que no sabía si sabría cumplir, pero el deseo profundo seguía… Y cuando estaba embarazada, no podía ni imaginar lo que de verdad implica ser madre.

Si recuerdo el momento en que por primera vez tuve a Martín en brazos, puedo describirlo como FELICIDAD PLENA. Luego viene el periodo de adaptación, hay crisis, piensas que no sabes o que no puedes hacerlo, pero una fuerza sobrenatural te hace actuar, y para mi esto es MÁGICO. Todas mis teorías murieron con el INSTINTO del que ya os hablé en un post

Yo lo hago todo con mi hijo, si bien es cierto que hay cosas de las que me privo, pero son las menos. Pero para mi SIEMPRE COMPENSA. Ahora que hace frío procuro salir menos de noche, pero SIEMPRE COMPENSA. Cuando termino de arreglarme para salir tengo que recoger todas las toallas esparcidas por la casa, doblarlas y colocarlas, poner en su sitio los ajos, cebollas, patatas y naranjas que han servido de entretenimiento a Martín, pero SIEMPRE COMPENSA. A veces tengo que dejarlo todo así hasta la vuelta porque voy con prisa, pero SIEMPRE COMPENSA.

En fin, hay infinidad de situaciones en las que me veo envuelta cada día, diferentes a las que vivía, y diferentes a las que viven todas mis amigas que no son mamás.

Pero SIEMPRE COMPENSA:

– Por ver su sonrisa al despertar cada mañana,

– Por los ratos de juegos remoloneando en la cama y dándonos besos babosos,

– Por sentir sus abrazos cuando me agacho y viene a buscarme con un ¡Ayyyyy! que hace que me derrita

– Por verlo crecer, evolucionar hacia la persona que será en un futuro y que presiento llena de tanto amor que recibe.

Y si algo me queda claro de toda esta reflexión, y en mi observación contínua es que los niños no son malos, los niños no nos manipulan, los niños NOS QUIEREN, quieren estar cerca de nosotros, dormir junto a nosotros, que les hagamos caso…Ellos quieren lo mismo que nosotros. Para mí es un buen ejercicio siempre pensar en lo que a mí me gusta, para poder tener empatía con él, para poder respetar sus necesidades, para darle lo que necesita y aún no sabe pedir.

 

Porque amar consiste en respetar, comprender, y saber dar sin reservas. Porque amar y ser amado SIEMPRE COMPENSA.

ser madre

Una imagen de Martín jugueteando con mamá mientras mama