Una mañana de San Martín…

Ayer fue San Martín, y como mi pequeño nunca podrá celebrar su cumple en el cole (nació en agosto), decidí que tuviera un día especial y aproveché la coyuntura del santo.

Pensé en preparar unsa galletas caseras, pero no se me ocurría qué actividad hacer que no me robase demasiado tiempo… Así que improvisé, como casi siempre.

La tarde previa nos la pasamos horneando las galletas de espelta y chocolate, siguiendo la receta del blog de La Mujer del fotógrafo…es química. La verdad es que salieron riquísimas, y me encantó el resultado, así que repetiré.

Pensando y pensando en quedarme en la clase un rato y hacer algo especial, se me ocurrió estampar sobre una cartulina tamaño A3 un tronco de árbol, y que los niños pusieran sus huellas a modo de hojas.

Nos sentamos en asamblea y comencé a explicarles lo que iba a hacer. El tronco es un sello que hice hace un par de años, cuando me inicié en el mundo del carvado de sellos de la mano del artista Pablo Salvaje. Lo íbamos a pintar de morado, porque era un árbol de fantasía, y no se parecería a cualquier árbol…

Les pedí que con su energía transfiriesen la tinta que habíamos puesto en aquel tronco a la cartulina, y todos se concentraron con las manos en la cabeza hasta que se produjo la !magia!

explicando arbol

tintando arbol

Luego, uno a uno, fueron estampando sus huellas, con el color que cada uno elegía…

alba

claudia

laura daniela
monteropaba

martin

Mientras ellos recitaban un poema del otoño, yo fui estampando el título de la obra: “El árbol de la clase de 4 años”,  con el alfabeto de mayúsculas de I do Proyect.

poniendo letras

Y quedó así de bonito…

arbol terminado

Ahora luce en su clase una obra de arte hecha por todos, recuerdo de una mañana compartida muy creativa y especial.

Una vez terminado, me dispuse a leerles “El libro sin dibujos”, un libro que Martín disfrutó hace unas semanas cuando se quedó a dormir en casa de su amigo Daniel y su mamá se lo leyó. Es muy divertido, un momento mágico de lectura compartida, en el que el que lee ha de interpretar y hacer el ganso un rato, ya que se compromete a decir palabras impronunciables, entre otras… Podéis echarle un vistazo aqui

Nos reímos muchísimo. Había ratos en que las carcajadas no dejaban que mi voz se oyese y tenía que parar..Otras tenía que parar de leer porque me daba a mi la risa… Fue fantástica la experiencia y en sus caras queda reflejado…

libro 2

libro 1

Gracias Marián, por dejarme el libro y hacer posible que la magia continuase un rato más en aquel paraíso de risas…

Y llegó el momento de la despedida. Ellos comenzaron a relajarse y me uní a la iniciativa. Me marché y luego Martín se encargaría de repartir las galletas en la hora del aperitivo…

galletas todas

galletas detalle

maleta cerrada copia

maleta abierta

Quedaron muy resultonas, ¿verdad?

Me encantó la experiencia y creo que ellos disfrutaron muchísimo. Así que repetiré, porque una mañana rodedada de estos locos bajitos te llena de energía para toda la semana!

¡Felicidades, Martín!

Anuncios

2 comentarios en “Una mañana de San Martín…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s